jueves, 24 de octubre de 2013

Las relaciones suegra yerno en las tribus primitivas

     
     Las controvertidas relaciones entre suegras y yernos tienen unas raíces muy profundas, y son dignas de estudio de una ciencia como es la Antropología. Las malas relaciones entre ellos son demasiado antiguas  como podremos comprobar a continuación; tienen un carácter universal; y según la Sociología, es una de las causas más importantes de discusión en muchas parejas, sobre todo si son jóvenes. Dichas relaciones también han sido motivo de multitud de chistes y befas en todas las sociedades, sobre todo modernas, como aquel dicho que afirma: que el demonio creó a las suegras porque no podía estar en todas partes. En la cultura occidental actual, esta relación es uno de los asuntos más complicados y que más quebraderos de cabeza produce en la organización familiar. Aunque no existe ningún tipo de prohibición ni norma que regule esta situación. Freud, nos dice al respecto, de que la situación psicológica del yerno y la suegra entraña algo que favorece la hostilidad entre ellos y hace muy difícil la convivencia.
     Personalmente, puedo narrar una conversación que escuché hace unos años durante el recreo en un corrillo de profesores. Uno de ellos manifestaba alegremente, y sin ningún tipo de sentimiento, que la muerte de su suegra se había producido en febrero de ese mismo año y que había sido muy oportuna con su fallecimiento, pues el dinero recibido de la herencia, lo utilizó para hacer frente a pagos que tenía pendientes por la casa en la playa que se había comprado. Una de las presentes, ante la falta de sensibilidad manifiesta de su compañero exclamó: ¡por Dios, espero que cuando yo muera, no hablen así de mí! Tenía dos hijos con novia y pronto alcanzaría la condición de suegra. Son muchas las voces que he oído sobre este controvertido tema y casi siempre en la misma dirección, es decir, críticas a la suegra por parte del marido de su hija.
     El miedo y el pavor con el que el hombre salvaje, y por supuesto sin civilizar, contempla a su suegra, es uno de los hechos más habituales de la antropología, según nos cuenta Georges Frazer en su conocida obra: La rama dorada. En ella, nos relata algunos episodios que se observan en estas tribus primitivas que, cuanto menos, nos resultan curiosos actualmente; como el hecho, de que un nativo australiano casi murió de terror porque la sombra de su suegra cayó sobre sus piernas cuando dormía tumbado bajo un árbol. Siguiendo en el mismo continente, y más concretamente en Nueva Gales del Sur, en las tribus Yuin, tenían por costumbre prohibir de una manera tajante a los hombres tener ninguna comunicación con su suegra. No sólo no podían ni mirarla, más aún, ni siquiera mirar en su dirección. En el caso de que su sombra cayera sobre su suegra era motivo de divorcio. En la isla de Nueva Bretaña, al este de Guinea Papúa, sus habitantes más primitivos no alcanzaban a imaginar el gran número de desgracias  y calamidades, que resultarían de una conversación accidental entre una suegra y su yerno; el suicidio de uno o de los dos, posiblemente fuera la única solución para semejante desgracia. La forma más solemne de realizar un juramento entre ellos era como sigue: “Señor, si no digo la verdad, que tenga que estrechar la mano de mi suegra”. Los peligros imaginarios que acosan al salvaje son numerosos, y estas relaciones son un motivo más de preocupación. La explicación de ésta, y otras conductas, las hace a la luz de los principios de la magia simpatética, que expone en el libro ya mencionado y que condicionan la vida del hombre primitivo, y en los que no entraré, pues rebasan ampliamente las pretensiones de esta entrada. En otra ocasión quizás. Tan solo añadiré, que según este autor, los pueblos primitivos tienen creencias mágicas ante la ausencia de conocimientos científicos.
     Sigmund Freud también se ocupa de este tema en su famoso y ameno libro Tótem y Tabú publicado en 1912, casi contemporáneo al de Frazer, autor al que tiene presente en numerosas ocasiones, como podemos comprobar en las notas de su publicación. Añade, que en las islas Banko son muy severas y crueles las prohibiciones que afectan a la relación de un yerno con su suegra, los cuales, deben evitar aproximarse el uno al otro. En Port Patterson, el yerno no estará en una playa si antes ha pasado su suegra, tiene que esperar a que la marea haya hecho desaparecer sus huellas de la arena, e incluso, les está prohibido a ambos pronunciar el nombre del otro. En las islas Salomón, el hombre casado no debe ver ni hablar a su suegra. Entre los zulúes existía la costumbre de que el marido se avergonzase de la madre de su esposa, no entra en su casa si ella se encuentra allí, la única relación posible entre ellos es a través de una tercera persona, o hablándose separados por un obstáculo natural. Entre los basoga, el hombre no puede hablar a su suegra si no está oculta a sus ojos. En fin, así podríamos seguir si repasamos lo que dicen otros autores que se refieren a esta relación.
     A juicio de Freud, estas cosas ocurren por las relaciones ambivalentes, en consecuencia, un tanto neuróticas, compuestas de elementos afectuosos y hostiles a la vez, que se dan entre yernos y suegras. Por una parte, la desconfianza hacia un extraño al que se le ha entregado su hija, y la tendencia a imponer su autoridad como lo hace en su propia casa. Y, por otra parte, el yerno no quiere someterse a ella bajo ningún concepto. Pero en el fondo, lo que mejor explica las prohibiciones tan severas en las relaciones yerno suegra en las tribus primitivas es, evitar un posible enamoramiento por parte de uno hacia la otra, o viceversa, por el horror al incesto que sienten estos pueblos. 
     El mismo Freud, nos resume las opiniones que Sir Jhon Lubbock expone en su obra El origen de la civilización, el cual, se remonta al rapto primitivo para explicar la actitud de la suegra respecto al yerno: “Mientras existió realmente el rapto de mujeres no podían los suegros ver a su yerno, el raptor, con buenos ojos. Pero al cesar esta forma de matrimonio… Quedó la costumbre que nos ocupa después de haber sido olvidado su origen”.  Y de E.B. Tylor, que opina, que la actitud de la suegra con respecto al yerno, no es sino una forma del no reconocimiento de este último por la familia de su mujer. Preguntada una mujer zulú por las razones de esta prohibición contestó: “el hombre no debe ver los senos que han alimentado a su mujer”. Por último, hace unos pocos años un compañero mío profesor de Lengua y Literatura me dijo: “si conocieses a mi suegra, te sobrarían todas las explicaciones”. Con esta frase trató de poner luz a esta tormentosa relación.




P.D. Lo que faltaba, en un periódico digital del 3 de abril de 2015 leo la noticia de que, un hombre muere en un cementerio de Pensilvania al caerle encima la lápida de su suegra cuando éste iba a depositar un ramo de flores en su tumba, y fue enterrado a escasos metros de ella. Sin duda, una tragedia que, por desgracia, será aprovechada para el chiste fácil.
P.D. 2 Un preso argentino: "Prefiero volver a la cárcel antes que estar en la casa de mi suegra". Tras cumplir diez días de arresto domiciliario en la casa de su suegra, decidió ir a la cárcel para seguir cumpliendo el encarcelamiento allí. Según le confirmaron a Clarín fuentes judiciales. Suceso difundido en España por Antena 3 Noticias el 16 julio de 2016.
     R.R.C.