lunes, 1 de septiembre de 2014

El patrimonio de todos

     Desde hace unas pocas décadas y en los últimos años con más intensidad, se ha impuesto la práctica, de prohibir las visitas a la gente normal de una serie de lugares históricos, que se dice que son Patrimonio de la Humanidad. ¡Menuda contradicción!, si la humanidad a la que se hace referencia no puede verlos, con el argumento de que si se permiten visitas se deterioran y no se podrán conservar para las generaciones futuras. ¡Magnífico! Le quitamos el derecho a su disfrute a las generaciones actuales y se lo pasamos a las venideras. ¿Sabe alguien cómo serán éstas en el futuro?, ¿tendrán los mismos apegos y gustos que nosotros?, ¿los conservarán con el mismo interés?, ¿puede garantizar algún experto que un desastre natural, o una guerra provocada por los mismos humanos no destruirán todas estas reliquias que con tanto celo se guardan, y al final, nos las perdemos los unos y los otros? Por lo que tengo entendido, es un grupo de técnicos los que toman esta decisión y la autoridad gubernativa correspondiente la encargada de aplicarla. ¿Tendría sentido que tuviésemos un precioso cuadro metido en una caja para siempre, porque se iría deteriorando con el tiempo si la abrimos?, ¿de qué nos serviría? En fin, así podría seguir planteando más preguntas, pero con las apuntadas creo que son suficientes.
     Ahora bien: ¿somos todos los que tenemos prohibida la visita? Creo que no. Para empezar, los técnicos pueden ver lo que nos tienen vetado a los demás. Y no sólo éstos, las personas que ellos decidan también podrán verla: familiares, amigos, etc. Los gobernantes que apoyan esta medida, si lo desean, estoy seguro que pueden hacer una excepción. El poder y el dinero, que habitualmente van de la mano, se saltan muchas normas que la gente sencilla tiene que cumplir. Conocido es el dicho, de que “el dinero abre todas las puertas”, menos las del Cielo, como nos recuerda el propio Jesucristo, alguna limitación tendría que tener ¡qué le vamos hacer! Resumiendo, no todo el mundo se ve afectado por esas medidas prohibitivas.
     Por otra parte, me llama la atención, escuchar a muchos justificar y comprender unas disposiciones que los excluye, precisamente a ellos, de tener la posibilidad de visitar los lugares a los que me estoy refiriendo, con el argumento ya expuesto, de que hay que conservarlos para las generaciones futuras. Y ¿nosotros qué?, nos dedicamos a cuidar un árbol para los que vengan, y mientras tanto, no podemos ni probar sus frutos. Más altruismo imposible, y nada tengo contra el mismo. Pero una cosa es ser altruista y otra muy diferente, ser tonto. Nosotros nos convertimos en los guardianes del emplazamiento que no podemos visitar, para que más tarde vengan otros y lo hagan en nuestro lugar, si es que todavía se conserva. Perfecto.
     Voy a poner un par de ejemplos. No hace mucho, leí en la prensa, que un conocido arqueólogo egipcio, ya que chupa más cámara que el más preciado actor de Hollywood, pues no hay documental o programa televisivo que trate sobre los faraones en el que no nos obsequie con su presencia, e incluso lo he visto figurar en alguna película. Del que no cuestiono su profesionalidad (posiblemente es una de las personas que más saben del Antiguo Egipto), propuso cerrar el Valle de los Reyes para el turismo de masas y hacer réplicas de las tumbas de los monarcas en una zona cercana para los visitantes, que tanto necesita la economía de ese país. Mientras tanto, aquellas personas que pudiesen pagar una fuerte cantidad de dinero y otros personajes importantes, sí podrían ver las originales. ¡Qué bien! Espero que las autoridades no le hagan caso y sigan permitiendo el acceso a las sepulturas al gran público. Además, ya mantienen algunas cerradas, como la del famoso Tutankamón (de la que ahora se dispone de una réplica cerca de la casa que ocupó Howard Cartel durante las excavaciones que realizó en este lugar), y la mejor de todas, que es la de Seti I, no se puede ver desde hace varios años. Ahora podríamos preguntarnos: ¿merece la pena viajar desde cualquier lugar del Mundo para ver una réplica aquí, o en cualquier otro sitio? La respuesta; ustedes mismos.
     Hace poco pasé por Santillana del Mar, en donde se encuentran las famosas cuevas prehistóricas de Altamira y para poder acceder a ellas tenías que participar en un sorteo que se hace todos los miércoles. Cinco personas son las afortunadas, después de enfundarse trajes especiales las pueden visitar con un guía durante un tiempo muy breve. Llevaban muchos años cerradas al público desde que un grupo de especialistas así lo consideró. Bueno, esta sería una medida intermedia entre el cerrojazo y la visita, aunque si tenemos en cuenta el número tan limitadísimo de seleccionados (muchos serán los llamados y pocos los elegidos, como nos recuerda el Nuevo Testamento), esta medida se encuentra más cerca del cerrojazo que de la apertura. Por cierto, yo no participé en el sorteo, con lo cual, se redujeron bastante mis posibilidades de ser escogido. ¡Mala suerte que tiene uno!
     ¿Estoy proponiendo dejar vía libre a todo el mundo para que haga lo que le dé la gana con el patrimonio de todos? Rotundamente no. Tenemos la obligación de protegerlo, cuidarlo, y mimarlo incluso todo lo que podamos para legarlo a las generaciones futuras, al igual que las generaciones anteriores nos lo han dejado a nosotros. Pero hay que buscar la fórmula para que la gente actual no quede excluida de esas riquezas, con el argumento de que tenemos que conservarlo para nuestros descendientes. Igualmente, todo se deteriora con el paso del tiempo, aunque no lo visitemos, y hoy en día, hay medios técnicos e informáticos suficientes para inventariar, copiar, reproducir, o lo que haga falta, para que ese patrimonio, si se menoscaba con el buen uso y el máximo cuidado, siempre se conozca como estaba actualmente. Esta sería mi propuesta.
        
       R.R.C.