sábado, 15 de julio de 2017

SORTIJA-SELLO DEL FARAÓN HOREMHEB



     Es un precioso anillo de oro macizo muy típico del Antiguo Egipto, que perteneció a Horemheb último faraón de la XVIII dinastía, que gobernó unos 27 años y acabó su reinado alrededor del 1295 a. de C. Presenta decoración por sus cuatro caras, tanto en las dos principales como en los biseles, que se queda reducida a una representación animalística. Empezando por ellos, observamos un magnífico escorpión, que en Egipto se le consideraba un ser benéfico, lo cual, lo convertía en un amuleto muy útil para dar protección y alejar del mal a su portador. Además, hay que recordar que tuvo su deidad en la diosa Selket, personificada como mujer con un escorpión sobre su cabeza. En el bisel opuesto contemplamos el típico cocodrilo en movimiento, símbolo de la agresividad y la ira. Pero también encarna el aspecto belicoso y conquistador del faraón (hay que recordar que antes que monarca fue el general Horemheb).
     Al ser un sello giratorio mostraba dos caras principales de forma rectangular. La más interesante llevaba grabado su propio nombre, en este caso su Nesut-Bity, es decir, el nombre con el que accedía al trono, y lo podemos traducir del jeroglífico como: “Sagradas manifestaciones de Re. Elegido de Re”. En la cara opuesta destaca la figura de un magnífico león con paso firme, símbolo del poder real y, sobre él, los jeroglíficos de una cesta y una pata de bóvido, que podríamos interpretar como: “Señor de la fuerza”, un apelativo que se le atribuye al faraón en otras ocasiones. Por último, podemos ver esta sortija en el Museo del Louvre, París.
     R.R.C.