lunes, 21 de enero de 2013

La escala de los mapas


     Se llama escala de los mapas a la relación que existe entre una longitud cualquiera medida sobre el mapa y la correspondiente longitud sobre el terreno. Decir, por ejemplo, que la escala de un mapa es de 1: 100000 significa que un centímetro  sobre el mapa, equivale a 100000 centímetros sobre el terreno, es decir a 1 kilómetro. Otro ejemplo, un mapa cuya escala numérica, pues se expresa con un número, sea de 1: 5000000, significa que un centímetro medido sobre la superficie del mapa equivale a 50 kilómetros en la realidad. Por lo tanto, cuanto mayor sea el denominador menor será la escala, ya que podemos ver menos detalles en ese mapa,  porque la realidad la hemos reducido más veces. Y al revés, cuanto menor sea el número del divisor (denominador), mayor será la escala y podemos ver más detalles en ese mapa, al reducir menos la realidad. Por lo tanto, a la hora de elegir la escala para la elaboración de un mapa, depende de las cosas o detalles que queramos ver en el mismo.
     Cuando la realidad la representamos a una escala muy grande, por ejemplo 1: 2500, en donde un centímetro en el papel, se corresponden con 25 metros en el terreno, ya no empleamos la palabra mapa para referirnos a estas representaciones, sino que las denominamos planos. El plano de una ciudad por ejemplo, lo podríamos representar  a esta escala, e incluso a una menor, en el que veríamos más detalles.
      También podemos utilizar tanto en mapas como en planos la escala gráfica, que consiste en un segmento dividido en partes, que a su vez, una de esas partes, puede estar subdividida en unidades de longitud menores y que lógicamente se tiene que corresponder con la escala numérica más arriba expresada. Por ejemplo: un mapa con una escala numérica de 1: 5000000, podríamos representarla en un segmento de cinco centímetros de largo, dividido en cinco partes iguales. Equivaldría cada una a cincuenta kilómetros en el terreno, y la primera parte del mismo, subdivida  a su vez en diez partes de un milímetro, que se corresponderían con cinco kilómetros en la realidad. Esta escala nos permite medir directamente una distancia en el terreno con una regla y comprobar su correspondencia en la escala gráfica.
      Nota: en el mapa obtenido de Internet que ilustra el contenido de esta entrada, podemos observar en la parte superior del mismo, una escala numérica y su correspondiente escala gráfica.
      R.R.C.