miércoles, 7 de enero de 2015

Einstein: ni tan ateo; ni tan pacifista

     
     ¿Quién duda de qué Einstein fue uno de los personajes históricos más relevantes del siglo XX? Su figura, su genio, su compleja personalidad, y no digamos, la trascendencia de su obra, desborda a cualquiera y, por supuesto, a mí el primero. Así que, en esta breve entrada, me limitaré a exponer los dos asuntos que dan título a la misma. El motivo de escribir estas líneas es el hartazgo que me produce el leer constantemente las noticias que circulan por la Red, u otros medios, en las cuales, los ateos, aprovechando la fama de uno de los mayores científicos del siglo XX, lo utilizan como abanderado de su causa. Y, por otra parte, muchos pacifistas, por  el mismo motivo que los anteriores, también hacen uso de su prestigio mundial para apoyar sus movimientos y peticiones.
     Empezando por la primera de las cuestiones planteadas, decir de entrada, que el propio Einstein, siempre se consideró, a sí mismo, como una persona muy espiritual, al igual que otros físicos de su tiempo, y nunca negó expresamente la existencia de Dios, o bien, se declarase ateo. En cierta ocasión, un rabino norteamericano le preguntó directamente si creía en Dios y esta fue su respuesta: “Creo en el Dios de Spinoza, que se revela en la armonía de lo existente regida por leyes, no en un Dios que se ocupe de la suerte y de los actos de los hombres”. Es evidente, de que no cree en una religión moral como la que manifiesta, tanto el Antiguo, como el Nuevo Testamento. Ni tampoco en un Dios que premia a los buenos y castiga a los malos, e incluso, en un Dios, que simplemente se ocupe del hombre y de sus necesidades. No cree en el Dios del arte Barroco, el mismo que aparece sobre las nubes rodeado de su corte de ángeles, imagen que tantas veces ha transmitido la Iglesia Católica sobre el Creador a lo largo de la historia.
     En 1931 se publicó en Nueva York el siguiente texto: “¿Qué sentido tiene nuestra vida, y cuál es el de la vida de los vivientes en general? Poder dar una respuesta a esta pregunta significa ser religioso. Tú preguntas si tiene algún sentido tal interrogante. Y yo respondo: quien encuentra carente de sentido su propia vida y la de sus hermanos, no solo es desgraciado, sino que apenas está capacitado para vivir”. Personalmente, considero que estas palabras, no dejan lugar a albergar la más mínima duda sobre la religiosidad del científico. Pero, ¿cuál es el Dios de Einstein? No es un Dios, evidentemente, antropomórfico, no es el Dios que el gran Miguel Ángel representa en el centro de la Capilla Sixtina: anciano, vigoroso, grueso y con una larga cabellera y barba blanca. Es un Dios cósmico, creador del Universo y sus leyes. Su religiosidad es cósmica, sin iglesias ni doctrinas teológicas; sin jerarquías ni sacerdotes. Su Dios, como vimos anteriormente, se revela todos los días en la armonía de las leyes del Universo y de la naturaleza en general. Por lo tanto, no es el azar, como veremos a continuación, el motor de toda la creación.
     En la década de 1920, la física experimentó un cambio radical con las teorías del alemán Heisenberg y el austríaco Schrödinger, por ejemplo. A partir de ahora, ya no se podrá precisar con absoluta certeza cómo se comportará una partícula (un fotón), como creía Einstein, habrá que conformarse con una probabilidad estadística, lo que rechazaba de plano nuestro protagonista. O sea, el determinismo de Einstein, que no dejaba nada al azar, y era la forma que tenía Dios de manifestarse, se encontraba en las antípodas del “Principio de incertidumbre” de Heisenberg y de otros científicos de su tiempo no deterministas, como es el caso de Max Born, al cual, el 4 de diciembre de 1936 Einstein escribió lo siguiente: “La mecánica cuántica es muy digna de atención. Pero una voz interior me dice que éste no es el verdadero Jacob. La teoría nos proporciona muchas cosas, pero difícilmente nos acerca al misterio del Anciano. En cualquier caso, yo estoy convencido de que él no juega a los dados”. En esta carta, Einstein pone de manifiesto su fe en Dios, sin el cual, le sería imposible probar la validez de su concepción del Universo y de las leyes de la naturaleza en general. Por último, para evitar malentendidos, Heisenberg y Schrödinger eran profundamente creyentes, como ellos mismos reiteraron en diversas ocasiones a lo largo de su vida, concretamente, el segundo de ellos, se convirtió al catolicismo.
     Me ha parecido interesante la opinión del teólogo suizo Hans Küng, sobre el Dios de la Biblia y el Dios de Einstein, en especial, si solo deben de coexistir estas dos concepciones de la divinidad, o podemos establecer una relación entre ellas. Küng, se muestra partidario de la complementariedad entre ambas, es decir, no tienen por qué oponerse la concepción del Dios moral y el Dios cósmico. De esta manera, el conocimiento que podemos llegar a tener del creador del Universo aumentaría y se enriquecería, la coexistencia entre fe y ciencia no serían dos opciones antagónicas o distantes. Todo lo contrario; la una, se entendería mejor con la otra.
     Respecto a la segunda cuestión, no me extenderé mucho. Es cierto, que algunos de sus célebres enunciados nos pueden llevar a concluir que simpatizaba con lo que hoy defienden muchos movimientos pacifistas. Su conocida frase: “No sé cómo será la III Guerra Mundial, pero sí la IV... con piedras y palos.” Es una clara advertencia del peligro que supondría para la humanidad una guerra global, especialmente, por el armamento nuclear que las grandes potencias estaban dispuestas a producir y a almacenar.
     Menos aún, debemos concluir que era un defensor de soluciones bélicas para que los países resolvieran sus diferencias. Tampoco es eso. Ahora bien, hace 75 años, concretamente el 9 de agosto de 1939, Albert Einstein redactó una carta en Long Island, ayudado por el judío húngaro Leó Szilárd, que envió a la Casa Blanca cuando su inquilino era Roosevelt. El contenido de dicho escrito, que reproduzco a continuación, no salió de la pluma de lo que actualmente entendemos por un pacifista. También hay que tener presente, los tiempos convulsos que corrían y que todavía hubiera sido peor que el régimen de Hitler, se hiciese con la bomba atómica antes que los Aliados. Hay quién piensa, que el contenido de esta misiva, pudo cambiar el curso de la Historia.  En todo caso, que el posible lector, juzgue y valore por sí mismo:

Carta de Einstein a Roosevelt

Albert Einstein
Old Grove Rd.
Nassau Point
Peconic, Long Island

2 de Agosto de 1939

F. R. Roosevelt
President of the United States
White House
Washington, D.C.

Señor;
Algunos recientes trabajos de E. Fermi y L. Szilard, los cuales me han sido comunicados mediante manuscritos, me llevan a esperar, que en el futuro inmediato, el elemento uranio puede ser convertido en una nueva e importante fuente de energía.    Algunos aspectos de la situación que se han producido parecen requerir mucha atención y, si fuera necesario, inmediata acción de parte de la Administración.  Por ello creo que es mi deber llevar a su atención los siguientes hechos y recomendaciones.

En el curso de los últimos cuatro meses se ha hecho probable —a través del trabajo de Loiot en Francia así como también de Fermi y Szilard en Estados Unidos— que podría ser posible el iniciar una reacción nuclear en cadena en una gran masa de uranio, por medio de la cual se generarían enormes cantidades de potencia y grandes cantidades de nuevos elementos parecidos al uranio. Ahora parece casi seguro que esto podría ser logrado en el futuro inmediato.

Este nuevo fenómeno podría utilizado para la construcción de bombas, y es concebible —pienso que inevitable— que pueden ser construidas bombas de un nuevo tipo extremadamente poderosas. Una sola bomba de ese tipo, llevada por un barco y explotada en un puerto, podría muy bien destruir el puerto por completo, conjuntamente con el territorio que lo rodea.  Sin embargo, tales bombas podrían ser demasiado pesadas para ser transportadas por aire.

Los Estados Unidos tienen muy pocas minas de uranio, con vetas de poco valor y en cantidades moderadas. Hay muy buenas vetas en Canadá y en la ex-Checoslovaquia, mientras que la fuente más importante de uranio está en el Congo Belga.

En vista de esta situación usted podría considerar que es deseable tener algún tipo de contacto permanente entre la Administración y el grupo de físicos que están trabajando en reacciones en cadena en los Estados Unidos. Una forma posible de lograrlo podría ser comprometer en esta función a una persona de su entera confianza quien podría tal vez servir de manera extra oficial. Sus funciones serían las siguientes:

a) Estar en contacto con el Departamento de Gobierno, manteniéndolos informados de los próximos desarrollos, y hacer recomendaciones para las acciones de Gobierno, poniendo particular atención en los problemas de asegurar el suministro de mineral de uranio para los Estados Unidos.

b) Acelerar el trabajo experimental, que en estos momentos se efectúa con los presupuestos limitados de los laboratorios de las universidades, con el suministro de fondos. Si esos fondos fueran necesarios con contactos con personas privadas que estuvieran dispuestas a hacer contribuciones para esta causa, y tal vez obteniendo cooperación de laboratorios industriales que tuvieran el equipo necesario.

Tengo entendido que Alemania actualmente ha detenido la venta de uranio de las minas de Checoslovaquia, las cuales han sido tomadas.  Puede pensarse que Alemania ha hecho tan claras acciones, porque el hijo del Sub Secretario de Estado Alemán, von Weizacker, está asignado al Instituto Kaiser Wilheln de Berlín, donde algunos de los trabajos estadounidenses están siendo duplicados.

Su Seguro Servidor,
A. Einstein
   
      R.R.C.