jueves, 5 de marzo de 2015

La casa de Jesús de Nazaret

     El arqueólogo británico Ken Dark y su equipo de especialistas de la Universidad de Reading, identificaron una casa en donde Jesucristo pasó su infancia con sus padres José y María hasta que alcanzó la edad para llevar una vida pública. Esta sencilla vivienda construida a base de piedra y mortero en una ladera, datada entre el siglo I anterior y posterior a Cristo, tan solo contaba con dos habitaciones, un patio, un reducido sótano (que podría servir de escondrijo) y una cisterna para agua de lluvia. En fin, el hogar de una típica familia modesta judía de la época, de una pequeña población como era entonces Nazaret.
     Este lugar, ya se conocía desde 1880 pero estuvo olvidado hasta el año 2006 en el que se volvieron a reanudar las actividades. En la actualidad, se puede localizar debajo de una iglesia bizantina, erigida con el objetivo de proteger la casa, para que no acabase destruida u olvidada, ya que consideraban que fue la vivienda de Jesús cuando era niño. Por otra parte, el hecho de intentar proteger la vivienda durante varios siglos por parte de los cristianos, sería otro indicio favorable de que se trataba de un lugar muy especial. Precisamente, fueron unas monjas las que volvieron a descubrir el emplazamiento en 1880, fecha indicada más arriba.
     En el interior de la construcción se hallaron ollas de cocina, pesas para hilar y piezas de piedra caliza, de uso común por los judíos pobres de aquellos momentos. La infraestructura de la casa coincide con la de los tiempos bíblicos, según el profesor Dark. Los acabados del piso, puertas y ventanas se encuentran en perfecto estado. También nos informa, de que un manuscrito titulado De Locis Sanctis (Las Locaciones Sagradas), datado en el año 670 y escrito por un monje irlandés, recopila todos los espacios sagrados cristianos desde el apóstol Pedro. Este manuscrito precisa la exacta ubicación del inmueble que habitó Jesús y coincide con la construcción que estamos describiendo. Por último, se ha encontrado una inscripción que se ha podido descifrar como: “VII de Sanctis Locus” (lugar sagrado), lo que refuerza la idea de que se trata de la casa de Jesucristo.

Nota I: lo escrito en esta entrada es una hipótesis razonable, por lo tanto, no se puede afirmar con absoluta certeza. No obstante, Nazaret en tiempos de Jesús contaba tan solo con 35 casas, y con los indicios hallados, las posibilidades de error son muy bajas.
Nota II: este descubrimiento ha sido publicado en la revista 'Biblical Arqueology Society'.

     R.R.C.