sábado, 10 de noviembre de 2012

Ruinas celtas del monte de Santa Tecla en Galicia


     El monte de Santa Tecla de trescientos cuarenta metros de altitud, se encuentra situado en la localidad de La Guardia, provincia de Pontevedra, en la desembocadura del rio Miño, que separa este municipio de Portugal. Las vistas que se pueden observar desde aquí son espectaculares, siempre que la niebla no te lo impida. Cuando ascendemos nos encontramos con un castro, nombre con el que se conocen estos pequeños poblados celtas, que solían estar establecidos en lugares estratégicos y de fácil acceso a recursos naturales. Este que nos ocupa se comenzó a excavar a principios del siglo XX, su número de moradores parece escaso, no sobrepasaría los trescientos vecinos. Tuvo una ocupación continuada entre los siglos I a. C., al poco de comenzar el proceso de romanización de Galicia, y el siglo I d. C., y a partir de ese momento comenzó un lento proceso de abandono.  Se encontraba amurallado, presenta una forma desordenada y sin apenas espacio entre ellas se encontraban las viviendas, la mayoría de ellas pequeñas, circulares y cubiertas de brezo o paja, el grosor de sus paredes suele ser bastante uniforme, sobre 40 cm de media, se asientan directamente sobre la roca madre y sus muros estarían recubiertos con un mortero de cal y arena tintados de distintos colores. En su interior era donde se desarrollaba la vida cotidiana. Algunas presentan bancos adosados y el pavimento podía ser de tierra pisada, o de losa. Fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1931 y también tiene la consideración de Bien de Interés Cultural.
     R.R.C.

Nota: foto del autor.