domingo, 28 de diciembre de 2014

La Matanza de los Santos Inocentes

LA MATANZA DE LOS INOCENTES DEL BELÉN DE SALZILLO
     El día 28 de diciembre de cada año, la Iglesia Católica conmemora el día de Los Santos Inocentes, que tuvo lugar en la pequeña localidad de Belén de Judá en la época que nació Jesucristo, ordenada por el sanguinario rey Herodes el Grande, ante el temor de que allí hubiera nacido alguien que pudiese arrebatarle su trono. No lo consiguió, sin embargo, su hijo el rey Herodes Antipas, más de treinta años después, fue uno de los partícipes más activos en la crucifixión de Jesús de Nazaret.
     Es el evangelio atribuido a San Mateo, el que nos transmite en muy pocas palabras, concretamente en el capítulo 2, este brutal acontecimiento: “Entonces Herodes, viéndose burlado por los magos, se irritó sobremanera y mandó matar a todos los niños que había en Belén y en sus términos de dos años para abajo, según el tiempo que con diligencia había inquirido de los magos”. Este breve pasaje, es todo lo que tenemos dentro del Nuevo Testamento para reconstruir todo lo que ocurrió ese fatídico día. Los otros tres evangelistas guardan silencio, aunque realmente solo San Lucas debería de haber dicho algo, puesto que es el único, junto con Mateo, que habla de la infancia de Jesús, pues los otros dos comienzan sus Evangelios a partir de la actividad pública del Maestro. El relato aparece ampliado y ofreciendo más detalles en algunos de los evangelios apócrifos. Otros, prácticamente, no añaden nada sustancial, como el Evangelio de Nicodemo, por ejemplo. Además, nos encontramos con unos cincuenta comentarios y sermones de Padres de la Iglesia, en los que aparece una breve explicación del pasaje del apóstol a partir del siglo II. En fin, toda esta información extrabíblica es muy tardía, de poca confianza y casi todos los historiadores actuales la omiten.
     Teniendo presente los criterios que sigue la crítica histórica moderna, y una vez descartadas las fuentes no canónicas, solo nos queda el testimonio de San Mateo, por lo que la mayoría de los historiadores no admiten este acontecimiento como un hecho histórico, aplicando el principio: de que una sola fuente no es suficiente para demostrar un hecho histórico, máxime, si se trata de un acontecimiento tan lejano en el tiempo. Podría mencionar numerosos historiadores de prestigio que no aceptan la matanza de niños como algo real, incluso exégetas bíblicos católicos que la cuestionan o simplemente la descartan. Otros, apuntan , que el evangelista la confundió con algún suceso dramático llevado a cabo por Herodes, como fue la ejecución de dos de sus hijos, o de tantos otros, temeroso de que le quisieran arrebatar el trono. Hasta el propio Ratzinger, que más tarde se convertiría en Benedicto XVI, en su famoso libro La infancia de Jesús, lo más que se atreve a confirmar, es que la masacre en cuestión, podría haber ocurrido teniendo en cuenta la crueldad y la falta de escrúpulos que siempre demostró este gobernante. Y el hecho, de que solo contamos con un testimonio, no demuestra que no haya pasado, pero no se atreve a confirmar el episodio como histórico.
     Por supuesto que hay otros pensadores cristianos que no cuestionan el sacrificio de inocentes, y dan toda la credibilidad del mundo al evangelista y hacen una lectura literal del texto. Su argumento principal es, que un evangelio contenido en el Nuevo Testamento no puede mentir, ni equivocarse. Además, está en consonancia con la maldad probada por otras fuentes históricas del personaje, que no hubiese vacilado de ordenar esa masacre, de tener el más mínimo indicio de que en la localidad de Belén, podría existir alguien que pusiera en riego su trono, por muy niño que fuera. Por otra parte, el hecho de que el principal historiador judío para este tiempo Flavio Josefo, que describe con todo género de detalles la vida y obra de Herodes, al que detestaba, y nos transmita todas sus crueldades y asesinatos, en su obra: Antigüedades judaicas, no diga nada de esta matanza de inocentes, no resta credibilidad al relato de Mateo. Ello se podría explicar, porque Josefo no le dio la relevancia suficiente para incluirlo en su texto, con muy despreciable e inadmisible que lo veamos hoy. Hay que tener en cuenta, que la masacre, si se llevó a cabo, afectó a unos pocos niños hijos de pastores pobres, que para muchos escritores de entonces, incluido Josefo, no merecía la pena recoger en sus escritos, pues, a pesar de que se ha magnificado el hecho por personajes cristianos que han llegado a decir, que fueron miles los inocentes sacrificados, la cifra no hubiera pasado de veinte, o menos, si tenemos presente que Belén debía tener entre 500 y 1000 habitantes. Por lo tanto, el suceso, como dice Benedicto XVI y otros estudiosos neotestamentarios, no lo podemos descartar, aunque nos falten pruebas concluyentes.
     Habría que recordar, que una matanza de niños no es la primera vez que se produce en el mundo de la Biblia. El Éxodo, nos cuenta otra de mayores dimensiones que la que estamos tratando, cuando el faraón egipcio dio la orden de que fueran asesinados todos los niños varones que naciesen de judíos, por temor a que se reprodujeran tanto, que pudiesen poner en peligro el poder establecido en Egipto. Este fue el motivo por el que los padres de Moisés decidieron abandonarlo en las aguas del Nilo, para intentar salvarlo, como así ocurrió siguiendo el relato del Antiguo Testamento. Ratzinger, en su libro ya mencionado, aclara, siguiendo las instrucciones de Moisés recogidas por Josefo, que realmente, lo que se pretendía era eliminar la posibilidad de que naciese un niño, que una vez llegado a la edad adulta, engrandecería a su pueblo y derrotaría a los egipcios. Al igual que José fue advertido en sueños por Dios para que llevase a su hijo a Egipto y liberarlo así de la ira de Herodes, al padre de Moisés también se le habría aparecido en ángel dios en sueños para avisarlo de las intenciones del faraón. Bien, en este relato nos encontramos con el mismo problema que ya vimos, solo tenemos la Biblia para corroborarlo, y ya sabemos lo que opina la crítica histórica moderna.
     No resulta extraño, que Mateo retome este asunto, cuando recoge el texto de Oseas, un profeta del Antiguo Testamento que dice: “De Egipto llamé a mi hijo”, es decir, cuando Jesús es llevado a Egipto por su padre terrenal huyendo de Herodes, dio cumplimiento a la profecía bíblica que anunciaba que ese niño que acababa de nacer era el verdadero hijo de Dios. Para finalizar esta cuestión y remarcar aún más, que se estaban cumpliendo profecías anunciadas por profetas del Antiguo Testamento dice: “Una voz se oye en Ramá, lamentación y gemido grande; es Raquel, que llora a sus hijos y rehúsa ser consolada, porque no existen”  (Jeremías, cap. 31 v. 15). Se refiere a Raquel* esposa de Jacob y madre de José y Benjamín, que está enterrada cerca de Belén, por lo que el evangelista la trae a colación, pues al igual que ella perdió a sus hijos cuando parten al cautiverio, las madres de Belén perdieron a los suyos causándole el mismo dolor, que según Ratzinger, solo Dios puede corregir con la resurrección.
     Para la Iglesia Católica, estos niños sacrificados en Belén son los primeros cristianos y santos de la historia, al igual que sus madres, que se resistieron con todas sus fuerzas para impedirlo, pese a no estar bautizados, requisito indispensable para alcanzar la santidad, podríamos decir que recibieron un bautizo de sangre. Ha sido un tema muy recurrente en la Historia del Arte, tanto en pintura como en escultura, los niños y sus madres pueden aparecer con nimbo (aureola de santidad).

*Erigida en representante de todas las madres de Israel, cuando éstas ven marchar a sus hijos al cautiverio de Babilonia impuesto por  Nabucodonosor, tras la conquista de Jerusalén en el 583 antes de J.C. Su marido Jacob, también se le conoce con el nombre de Israel, padre de los doce hijos que dan nombre a las doce tribus israelitas.
Nota. Para qué quede claro: con las pruebas que tenemos de la matanza de niños en Belén cuando nació Jesús, un juez de hoy, declararía a Herodes no culpable de estas muertes, lo cual, no quiere decir que sea inocente. También sabemos con certeza que no tenía escrúpulos, era un asesino y un canalla. Sin embargo, desde el punto de vista económico, no lo hizo mal.

       R.R.C.