viernes, 22 de marzo de 2013

El templo de Luxor


     Situado en el corazón de la antigua Tebas, la actual luxor, se alza glorioso frente al Nilo, desde las dinastías XVIII y XIX en la segunda mitad del segundo milenio antes de nuestra era. Su construcción se debió a dos faraones que fueron dos grandes constructores en el antiguo Egipto, Amenhotep III y Ramsés II. Mientras el primero se encargó del interior, el segundo levantó el recinto exterior. Precedido de la típica avenida de esfinges, está dedicado al dios Amón, bajo sus dos aspectos de Amon-Ra.  Además de estos dos iniciadores, otros muchos faraones  agrandaron el recito con construcciones suplementarias, añadieron motivos de decoración, como relieves y otros cambios. Hasta los tiempos de Alejandro Magno en el siglo IV antes de J.C. se estuvo interviniendo en esta monumental obra.

     El proyecto original de un arquitecto de Amenhotep, se adaptaba a los cánones clásicos con un gran patio, sala hipóstila, vestíbulo y santuario que contenía la estatua de la divinidad. Pero las construcciones posteriores lo modificaron hasta conseguir el aspecto final que hoy podemos ver, con una longitud de doscientos sesenta metros.

     La función principal de este templo era la procesión que una vez al año, durante la celebración del Año Nuevo, se realizaba, y en la que la imagen de Amón salía de su recinto de Karnak para, a través de la avenida de las esfinges, visitar el templo de Luxor. A su entrada, se encuentran las famosas estatuas sedentes de Ramsés II, de granito gris y una altura de más de quince metros. A continuación presenta un patio rodeado de columnas, concretamente por  setenta y cuatro columnas papiriformes, colocadas en dos hileras alrededor del patio, en el centro se encuentra un santuario formado por tres capillas dedicadas a distintas divinidades. La siguiente estancia está formada por la columnata procesional de Amenhotep III, formada por catorce columnas, de diez y seis  metros de altura, dispuestas en 2 filas. A continuación se encuentra el patio peristilo de Amenhotep III, el cuarto lado del patio está unido a la sala hipóstila, que originariamente estaba techada. De aquí se accede a cuatro antecámaras: el vestíbulo, la sala de ofrendas, la estancia del nacimiento y el santuario. En esta última, el santuario, construido por Amenhotep III y decorado con escenas del faraón introducido por Horus y Atum en presencia de Amón y el rey ante Amón.

     El esquema completo del templo viene a ser como sigue:

1.- Avenida de las esfinges

2.- Capilla de Serapis

3.- Capilla de Hathor

4.- Obelisco de Ramsés II y estatuas sedentes

5.- Pilono de Ramsés II

6.- Capillas de Amón, Mut y Jonsu

7.- Primer patio (Ramsés II)

8.- Columnata procesional (Amenhotep III)

9.- Atrio (Amenhotep III)

10.- Sala hipóstila

11.- Sala de Mut

12.- Sala de Jonsu

13.- Sala de Amón-Min

14.- Santuario romano

15.- Cámara del nacimiento (Amenhotep III)

16.- Sala de ofrendas

17.- Santuario de la barca (Alejandro Magno)

18.- Vestíbulo

19.- Santuario (Amenhotep III)
           R.R.C.

Nota importante: para la elaboración de esta entrada, he tenido en cuenta la valiosa aportación de Francisco López, aparecida en la página “La Tierra de los Faraones” publicada en Internet.
Nota: fotos y esquema del recinto bajado de Internet.