martes, 8 de diciembre de 2015

La bandera de la Unión Europea y la Inmaculada Concepción

   
     Hace ahora 65 años que el Consejo de Europa sacó una convocatoria para exhibir ideas de cómo debería ser una bandera que representara a esta institución. Se pusieron encima de la mesa unas cien propuestas para que el órgano pertinente pudiese escoger la que considerase más oportuna. Uno de los bocetos presentados por el ya fallecido artista francés Arsène Heitz resultó ganador por unanimidad: consistía en doce estrellas doradas de cinco puntas equidistantes y colocadas en círculo sobre un fondo azul rectangular. Posteriormente, hubo que esperar hasta 1983, fue adoptada por el Parlamento Europeo, y solo dos años después hizo lo propio la Comunidad Europea, por acuerdo de los Jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros, hasta que en 1992 se convirtiera en la bandera de la Unión Europea actual que todos conocemos.

La Inmaculada Concepción de Rue du Bac de París
     Según confirmó Arsène Heitz, creador de la insignia: “inspirado por Dios, tuve la idea de hacer una bandera azul sobre la que destacaban las doce estrellas de la Inmaculada Concepción de Rue du Bac de París; de modo que la bandera europea es la bandera de la madre de Jesús que apareció en el cielo coronada de doce estrellas”. Así aparece narrado en el capítulo 12 del Apocalipsis. Y así aparece representada en las vidrieras de la Catedral de Estrasburgo, el edificio en donde primero ondeó esta bandera. No solo eso, las agendas del jurado que tuvo que tomar la decisión de adoptar este emblema para representar a la naciente unidad europea, se “confabularon” para que fuese el 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción, cuando emitieron su veredicto. Luego las estrellas de la bandera comunitaria no representan estados como algunos creen todavía, posiblemente influidos por las estrellas de la bandera estadounidense que sí lo hacen.
Inmaculada de las vidrieras de la Catedral de Estrasburgo
     El autor de la bandera confesaba ser un hombre de hondas raíces religiosas, que además de escuchar a Dios en su interior, era devoto de la Virgen, a la que todos los días rezaba el Rosario en compañía de su esposa. Por otra parte, los que tradicionalmente se han considerado los “padres” fundadores de la Europa unida reciente: Konrad Adenauer, Jacques Delors, Alcide De Gasperi y Robert Schuman eran profundamente religiosos y devotos de la religión católica. Así que, cuando la Primera Ministra británica Margaret Thatcher de confesión protestante, afirmó en más de una ocasión que la Unión Europea era una conspiración católica, no le faltaba razón.
   
       Los aires que soplan con más fuerza en la Unión Europea actual son los del laicismo, y casi nadie ve ya en su bandera la simbología original, prefieren dotarla de otros significados que se consideran más “modernos”, antes que advertir en ella la aureola de la Virgen María sobre el cielo azul, como vieron su diseñador y sus fundadores.

NOTA: si observamos la parte superior de la vidriera de Estrasburgo, comprobaremos las doce estrellas doradas sobre un fondo azul, igual que en la bandera de la Unión Europea.

P.D. Es una entrada que simplemente se titulaba “La bandera de la Unión Europea” y que estaba en el blog con anterioridad, pero me ha parecido oportuno traerla a esta fecha 8 de diciembre, día en el que se celebra la festividad de la Inmaculada. 
      R.R.C.