martes, 26 de febrero de 2013

El Templo de la reina Hatshepsut


     Construido en el siglo XV antes de J.C en Deir el-Bahari por Senmut, el arquitecto favorito de la reina Hatshepsut de la XVIII Dinastía, su ejecución se prolongó durante más de quince años. El templo de armoniosas proporciones, realizado con bloques de piedra caliza, se levanta junto a una imponente montaña rocosa, integrándose en ella  por una serie de terrazas sostenidas por pilares, que sirven de pórtico a las capillas excavadas directamente en la roca. Es el único de su género en todo Egipto. Hay tres terrazas  de treinta metros de anchura; estas terrazas estaban conectadas mediante rampas, que a su vez estaban rodeadas de zonas ajardinadas, de las que por supuesto, ya no queda nada. El templo cuenta con una imagen de Hatshepsut representada con barba, es decir, como faraón masculino, donando ofrendas al dios Horus, aunque lo erigió como homenaje a Amón al que consideraba su padre.
     Una calzada de treinta y seis metros de ancho y flanqueada por esfinges, conducía desde el templo hasta un gran patio de superior con columnas, al que se llegaba a través de dos rampas que atravesaban dos terrazas escalonadas.

     Por desgracia, una mala reconstrucción de principios del siglo XX ha modificado la fisonomía  original del templo.

     R.R.C.
Nota: fotos bajadas de Internet.