viernes, 17 de mayo de 2013

Templo de Atenea Nike

             Es otra obra maestra del orden jónico. Dedicado a Atenea Nike, fue trazado por Calícrates, que ya había colaborado en el Partenón y construido  entre el 427 y el 424 a.C., a la entrada de la Acrópolis, inmediatamente después de los propileos o puertas. Vulgarmente se le conocía también con el nombre de templo de la Nike Aptera, o Victoria sin alas, por la estatua de Atenea que en él tenía asilo.  Es de reducidas dimensiones, 8'27 m. de largo por 5'44 m. de ancho y 4 m. de altura. Conmemora la victoria de los atenienses sobre el ejército persa en la trascendental batalla de Salamina a mediados del siglo V antes de Cristo, aunque las obras comenzaron unos treinta años después por orden de Pericles, gobernador de Atenas y una vez iniciadas las guerras del Peloponeso, que enfrentarán a espartanos y atenienses además de otras polis partidarias de uno u otro bando.
            Orientado hacia el este, por donde sale el Sol -símbolo divino-, ocupa un lugar estratégico en la disposición de la Acrópolis. Así, al entrar en el gran recinto por la Via Sacra, este edificio es el primero que se observa si dirigimos nuestra mirada a la derecha, y su presencia inspira solemnidad al visitante. Tetrástilo (cuatro columnas en la fachada), anfipróstilo (columnas en ambas fachadas: principal y posterior) de orden jónico, es decir, columnas con basa, fuste estriado y capitel decorado con volutas que imitan la caída de los cabellos rizados femeninos y que se enrollan suavemente sobre el fuste. El entablamento está compuesto de un arquitrabe con tres franjas que aumentan de tamaño a medida que se superponen la una sobre la otra, un friso con relieves continuos y una cornisa sobre la que se elevaba el frontón, con sus acróteras y el tímpano. El edificio estaba coronado por una cubierta a dos aguas.
            Su interior se reduce a una minúscula cella, con dos pilastras entre las antae y ninguna pared intermedia. El edificio se cerraba, como hoy en día, por medio de una reja de bronce. Este templo se conservó intacto hasta fines del siglo XVII, cuando los turcos lo desmontaron para aprovechar sus materiales en una obra de fortificación. En el siglo pasado y en el presente ha sido reconstruido con mínimos errores. 
            El friso escultórico fue erigido hacia 421 a de C. En la parte oriental figura una asamblea de dioses, Atenea entre ellos, y en las restantes, luchas de griegos contra persas y de griegos contra griegos, todos ellos en violentísimo movimiento. Sus altorrelieves muestran a la diosa Victoria inmersa en acciones tales como llevar un toro al sacrificio o, simplemente, abrochándose las sandalias, aptitud un tanto vulgar al tratarse de una diosa, pero de una especial belleza por el tratamiento de los pliegues, en donde observamos la técnica de los paños mojados introducida por Fidias.
      R.R.C.