martes, 4 de septiembre de 2012

Augusto de Prima Porta

      El Augusto de Prima Porta  representa al emperador caracterizado con el tipo del cónsul cum imperio, (con poder sobre el ejército) en ademán de arengar. Es una copia en mármol de un original en bronce, y guarda cierto paralelismo con el Doríforo de Policleto, sobre todo en el gesto. Si el Doríforo representa una belleza idealizada, la cabeza de Augusto refleja sus propios rasgos individuales, aunque embellecidos. Su expresión es contenida y muestra un aire humanitario. Se le representa con esa joven edad madura, el Emperador no podía ser muy joven o viejo, le faltaría experiencia o decaerían sus fuerzas, se trataba pues, de transmitir un mensaje a sus súbditos de las cualidades que debía de poseer el buen gobernante y más aún El Emperador, que no podía mostrar ningún signo de flaqueza.
      Augusto es representado con la indumentaria característica de emperador: la coraza. Aquí, por primera vez, la coraza aparece decorada con relieves, que en este caso ilustran las conquistas de la Galia y de Hispania y todo su programa político, son reminiscencias de los relieves del Ara Pacis. En la estatua original en bronce, Augusto llevaba el calzado propio de un jefe del ejército. Así pues, es de suponer que esta copia en mármol sea póstuma, ya que los pies desnudos son prerrogativa de los mortales deificados. Recordar que Augusto fue proclamado divus, divino, por el senado, tras su muerte, costumbre que fue seguida para nombrar igualmente divinos a otros emperadores, siempre que éstos no lo hubiesen hecho ya en vida, como Calígula por ejemplo.
        El peso está equilibrado. El pie apoyado se contrapone al brazo levantado que en señal de mando se dirige, como la mirada, hacia sus súbditos a los que está hablando. El conjunto presenta una postura más dinámica que el Doríforo, que transmite mayor sensación de reposo. Es la imagen de un gobernante lleno de naturalidad y dignidad, con autoridad pero sin prepotencia.  El delfín y el Cupido que está encima de él actúan de soporte y hacen referencia al origen divino de la familia julia. En este caso Cupido no tiene el mismo significado que cuando aparece con su madre  la diosa del amor: Venus.
         En esta estatua de Augusto, descendiente de dioses y pacificador del mundo, queda creado el tipo de retrato de emperador romano. Se encuentra en el Museo del Vaticano y es del siglo I.
     R.R.C.