sábado, 15 de septiembre de 2012

El templo de Abu Simbel


     El templo fue construido por Ramsés II para conmemorar su victoria en la batalla de Kadesh (1274 a. C.). Está dedicado al culto del propio Ramsés (los faraones se consideraban dioses) y de las grandes deidades del Antiguo Egipto, Amón, Ra y Ptah.  Su construcción duró unos veinte años y es un hipogeo que se edificó en Nubia con el objetivo de impresionar a los vecinos del sur y reforzar la influencia de la religión egipcia en la región. Con el paso del tiempo, el templo abandonado, comenzó a llenarse de arena, Abu Simbel quedó olvidado hasta que en 1813 un explorador suizo lo visitó. Debido a la construcción de la presa de Asuán para crear el lago Nasser y el consecuente aumento del nivel del Nilo fue necesario reubicar varios templos, incluido éste, que se hallaban a la orilla del río. Un importante equipo internacional se encargó de partir en grandes bloques y volver a montar en un lugar seguro todo el templo. Lo ubicaron poco más de doscientos metros más allá de la orilla del rio y unos sesenta y cinco metros más arriba. Lógicamente tuvieron que levantar una montaña artificial, no sólo para colocar la fachada, esas cuatro enormes estatuas de Ramsés II de veintidós metros de altura,  además, las profundas galerías en distintas direcciones que recorren el interior del templo, profusamente decoradas con relieves y pinturas (los vigilantes del monumento no permiten sacar fotografías en su interior, una costumbre habitual en el resto de monumentos, tumbas y museos egipcios. En los exteriores no hay problema, se pueden sacar todas las fotografías y vídeos que se deseen).
       El templo mayor de Abu Simbel está considerado como uno de los más bellos de todos los edificados durante el reinado de Ramsés II y uno de los más monumentales de Egipto. Las estatuas sedentes están esculpidas directamente sobre la roca. Todas las estatuas representan a Ramsés II, sentado en un trono con la doble corona del Alto y Bajo Egipto.
     
      El templo menor de Abu Simbel está situado al norte del mayor. Está también excavado en la roca y dedicado a Hathor, diosa del amor y la belleza, así como a su esposa favorita, Nefertari. La fachada está decorada con seis estatuas, cuatro de Ramsés II y dos de Nefertari. Las seis son de igual tamaño, algo poco corriente ya que las estatuas que representaban al faraón solían ser de mayor tamaño. La entrada conduce a una sala con seis columnas centrales, esculpidas con capiteles decorados con la cabeza de la diosa Hathor. Aunque es un magnífico templo, no impresiona tanto como el anterior.

     Por último, la zona donde están ubicados ambos templos se encuentra próxima a la frontera con Sudán, prácticamente Egipto se acaba aquí por su parte sur. Hay unos trescientos kilómetros por una carretera que recorre parte del desierto de Nubia hasta Asuán, donde se construyó la famosa presa que dio lugar al cambio de ubicación de estos monumentos y también al lago Nasser, de unos quinientos kilómetros de largo y una anchura máxima de treinta y cinco. También se puede llegar hasta aquí en avión, pues esta zona de Abu Simbel cuenta con aeropuerto. Incluso  podemos arribar en barco si se realiza un crucero por el lago Nasser.
     R.R.C.
Nota: fotos bajadas de Internet