domingo, 9 de septiembre de 2012

Arquitectura actual: La Torre de Cristal (Madrid)


     Como un enorme cristal, de facetas bien definidas y pulidas, con vivas aristas, diáfano y azulado se alza apuntando al cielo de Madrid, este elegante y esbelto rascacielos, el segundo más alto de España, de doscientos cuarenta y nueve metros de altura, cincuenta y dos plantas y más de ciento veinte mil metros cuadrados.  Diseñado por el arquitecto argentino Cesar Pelli, pero también participaron otros arquitectos e ingenieros en su construcción, iniciada en el año 2004 y terminada a finales de 2009, en el Área de Negocios Cuatro Torres, que es un parque empresarial, situado frente a la estación de Chamartín y junto al paseo de la Castellana. Dicho parque consta de cuatro rascacielos que son los edificios más altos de Madrid y de España. El edificio que nos ocupa se destina íntegramente a alquiler de oficinas, mientras que su último piso alberga un jardín de seiscientos metros cuadrados. De sus cincuenta y dos plantas tiene seis bajo rasante, destinadas a aparcamiento de vehículos, con una capacidad aproximada de 1.250 coches. Al estar todas sus fachadas que podríamos denominar facetas, cubiertas exclusivamente de vidrio, dan al edificio la apariencia de un enorme cristal tallado, lleno de luz, que se refleja por todas sus caras. Es finura y elegancia y sobre todo luminosidad, con brillos y destellos como el más puro de los minerales.
     Siguiendo al prestigioso arquitecto alemán, Mies Van Der Rohe, nos encontramos ante una construcción de “piel y huesos”. Los huesos serían la estructura de hormigón y hierro que iría en el interior, mientras la piel sería ese brillante velo, de vidrio,  que envuelve el esqueleto para formar la fachada. Es toda una lección magistral de técnica, claridad y sencillez expositiva.
      R.R.C.
Nota: imagen torre bajada de Internet