domingo, 2 de septiembre de 2012

La mujer de la raya verde de Henry Matisse


     Pintada en 1.905, es un óleo sobre lienzo de 40X32 cm. expuesta en Copenhague y de estilo fauvista. Se trata de un retrato de la esposa del pintor, que pone de manifiesto el uso arbitrario de los colores que defienden los “fauves”. Desde luego, no es el retrato tradicional que se espera que un pintor haga de su mujer.  El fauvismo, cuyo creador fue Matisse, quiso crear una pintura nueva, y para ello, rompió de una manera contundente con el tradicional uso del color, el dibujo y la perspectiva, y con él, empieza la revolución pictórica del siglo XX. Se caracteriza por la utilización de colores muy vivos, de una forma libre, sin que hayan de ser fieles al objeto representado, hecho que en esta obra queda resaltado en la banda de color verde que recorre la frente y la nariz de la mujer retratada. El dibujo es esquemático y geométrico, los colores fuertes y contrastados, además de arbitrarios, como vemos en el fondo de la composición, donde podemos observar cuatro zonas de color distintas y poco realistas. Apenas existe protagonismo de la luz, y hay una total ausencia de perspectiva. El color es, indudablemente, el protagonista.
    
     En resumen, es un retrato duro y colorista, la mujer seria y en posición de posar, ofreciendo un aspecto de tranquilidad y, al mismo tiempo, de tensión. La intención de Matisse al pintar este cuadro, no era reflejar el rostro de su mujer, sino reproducirlo tal y como él lo veía en la interioridad de su alma. Para el autor, lo importante era la sencillez y la claridad, sin olvidar lo principal, insisto: el color.

     En cierta ocasión, una espectadora que visitaba una exposición dedicada a su obra, le recriminó, que una mujer que se exponía no se parecía a lo que trataba de representar, y, él le respondió: “señora, no es una mujer, es un cuadro”. Creo que esta contestación nos puede dar una idea de cómo entendía la pintura, y la libertad que tenía el artista a la hora de representar la naturaleza.
       R.R.C.